El tiempo en: Córdoba
Martes 27/02/2024
 

Absit Invidia

Vuelve Pedróo

¿Por qué ahora sí ha funcionado el 'quevieneellobo'?

Publicado: 28/07/2023 ·
16:52
· Actualizado: 28/07/2023 · 16:52
  • Pedro Sánchez, un hombre con baraka -
Autor

Pedro García Vázquez

Pedro García es periodista. Director de Informativos de 7 Televisión y Publicaciones del Sur

Absit Invidia

Con la esperanza de ser entendido por lo que pone, y por lo que no. Eso sí, sin ánimo de ofender ni en castellano, ni en latín

VISITAR BLOG

En estado de shock. Así se encuentra el PP desde que se conociera el escrutinio del 23J. Las altísimas expectativas previas, generadas por los populares y apoyadas en la demoscopia, han hecho que lograr 47 diputados más haya supuesto un disgusto de proporciones bíblicas. Núñez Feijóo, sin proponérselo, sigue en la montaña rusa. Era un líder cuestionado antes del cara a cara con Pedro Sánchez, que le puso semblante de favorito y presidenciable. Ahora, una y otra vez, le vendrá a la cabeza aquella expresión de Romanones, que popularizó Rajoy: joder, ¡qué tropa! porque cae en picado tratando un imposible (una investidura sin apoyos), cuestionado por alguno de los suyos y poniendo al Rey en un brete ya que el monarca, tras la ronda de contacto con los líderes políticos, tendrá que proponer a aquel candidato con mayor número de apoyos y ése, a día de hoy, es Pedróo, que diría Penélope Cruz.

¿Por qué al PSOE andaluz en 2018 y al federal en mayo de 2023 no le funcionó el quevieneellobo, en referencia a la entrada de la extrema derecha en las administraciones, y ahora sí; al margen de los aciertos y errores que ambos líderes mostraron durante una apasionante campaña electoral, que ha apuntado a la televisión como el medio de comunicación más influyente en el electorado? La diferencia está en cómo se ha telegrafiado la negociación para la entrada de Vox en gobiernos de comunidades autónomas y municipales tras el 28M, fundamentalmente en Extremadura y Valencia. No era un futurible. Era un hecho. No era una advertencia. Era una realidad. Se estaba cuestionando la violencia machista y otra serie de derechos conquistados, a los que una gran parte de la sociedad no está dispuesta a renunciar y, para ello, acudió a las urnas.

Feijóo y Ayuso.

Feijóo no es el problema. Ayuso no es la solución. Que nadie piense que la impulsora de un nacionalismo cañí vaya a conseguir una mayoría de votos fuera de la comunidad madrileña ni ahora ni en el futuro en unas elecciones generales. La dependencia, una vez más, de los nacionalismos catalán y vasco para la formación del Gobierno en España produce pereza y hastío. La historia se repite, una historia que añora un protagonismo andaluz en las Cortes Generales. Es una quimera como lo es también que la España Despoblada pudiera ser determinante en los Presupuestos Generales del Estado. Fiasco.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN