El tiempo en: Córdoba
26/05/2024
 

Andalucía

La vida obstaculizada por la migraña: Me perdí la graduación de mi hijo

Más de la mitad de la población con migraña evita hacer planes y cuando los hacen se preocupan de que el dolor interfiera en ellos

  • Migraña. -

La migraña es más que un dolor de cabeza, es una inflamación de las meninges que conlleva un dolor brutal que empeora al mover la cabeza, y dado que los ataques migrañosos son impredecibles pueden provocar la pérdida de eventos cruciales en la vida como la presentación de una tesis doctoral o la graduación de un hijo.

En una entrevista a EFE, el jefe de Neurología del hospital Clínico San Carlos de Madrid, Jesús Porta-Etessam, subraya que la migraña crónica (más de 15 días al mes con dolor de cabeza, de los que ocho son dolores migrañosos) puede convertirse "en un infierno", con un impacto enorme en el ámbito laboral, pero también en el educativo, donde se da el caso de menores que se enfrentan con migraña a un examen de la EBAU, restando así el 60% de su capacidad.

Más de la mitad de la población con migraña evita hacer planes y cuando los hacen se preocupan de que el dolor interfiera en ellos. Es habitual que se produzca la "ansiedad anticipatoria ante las crisis" y, a veces, la propia ansiedad de renuncia a eventos importantes provoca la crisis.

Si bien la migraña afecta a la vida social y familiar, dónde más impacto tiene es a nivel laboral. Porta-Etessam, ponente este viernes en el seminario "Migraña, la vida interrumpida", organizado en Sevilla por la farmacéutica Lundbeck, explica que el absentismo laboral por migraña es muy bajo: "El migrañoso va a trabajar en condiciones horribles, lo que tiene es presentismo, pero está tan mal que no puede rendir como antes".

Incomprensión laboral

Porta-Etessam considera que las empresas deberían de tener en cuenta las necesidades de los trabajadores con migraña. En otros países europeos las compañías disponen de un lugar donde el migrañoso puede descansar un rato mientras le hace efecto el tratamiento, pero eso en España no existe.

El propio entorno laboral puede contribuir a agravar la migraña (estrés, ruido, falta de descanso, uso continuado de pantallas o mala iluminación), sin embargo el 70% de las empresas rechazan las solicitudes presentadas por sus empleados para modificar sus condiciones de trabajo a consecuencia de estas cefaleas extremas.

Esta incomprensión laboral lleva a que un 20% de los trabajadores con migraña solicita días de permiso o excedencia y un 10% se decanta por reducir su jornada laboral.

Cerebro migrañoso

Y es que la migraña se ha banalizado a pesar de que en España afecta a cinco millones de personas, de las cuáles el 80% son mujeres de entre 20 y 40 años. Tiende a remitir con la edad, por lo que cuando se manifiesta por primera vez después de los 50 se sospecha que es un trastorno secundario a otra patología.

Según Porta-Etessam, el cerebro migrañoso es un poco diferente, tiene ciertas características que explican la dificultad para concentrase ante estímulos externos, se trata de población perfeccionista y su cerebro está más alerta ante estímulos externos.

Ser mujer supone más riesgo de desarrollar migrañas y los cambios hormonales en la adolescencia aumentan la enfermedad, al activarse ciertos genes durante la menarquia.

De tres a cinco años para un diagnóstico

Un 25% de las personas que sufren migraña nunca han consultado al médico y un 50% abandona el seguimiento tras las primeras consultas.

Sin embargo, según Porta-Etessam, esta situación está cambiando. "Ahora vemos que el paciente acude más a consulta y, sin embargo, son los propios médicos los que no dan con el diagnóstico adecuado", que suele llegar después de tres a cinco años peregrinando por consultas.

Hay cientos de tratamientos para la migraña, pero cuando ninguno sirve hay que remitir al paciente a las unidades de cefalea para que sea evaluado por un neurólogo.

La batalla hoy, según este especialista, está en evitar la cronificación, porque una vez que la migraña se cronifica "la vuelta atrás es más difícil".

Y dado que hay tratamientos para que duela menos y que las crisis aparezcan con menor frecuencia, es mejor ir por delante y evitar la cronicidad.

Además, es importante evitar que el paciente se automedique con analgésicos sin receta, que son un desencadenante de la cronificación.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN