El tiempo en: Córdoba
14/07/2024
 

Viruji

El fin de los dinosaurios posibilitó que hoy bebamos vino

El fin de los dinosaurios hace 66 millones de años propició la expansión de plantas como la vid

  • Lithouva: la uva fósil más antigua del hemisferio occidental. -

El fin de los dinosaurios hace 66 millones de años propició la expansión de plantas como la vid, según revelan uvas fósiles de 60 a 19 millones de años recuperadas en Colombia, Panamá y Perú.

Una de las especies incluidas en los hallazgos representa el ejemplo más antiguo conocido de plantas de la familia de las uvas en el hemisferio occidental, según la investigación, publicada en Nature Plants.

"Estas son las uvas más antiguas que se han encontrado en esta parte del mundo, y son unos millones de años más jóvenes que las más antiguas que se han encontrado en el otro lado del planeta", dice en un comunicado Fabiany Herrera, curadora adjunta de paleobotánica en el Centro de Investigación Integrativa Negaunee del Museo Field de Chicago y autora principal del artículo. "Este descubrimiento es importante porque muestra que después de la extinción de los dinosaurios, las uvas realmente comenzaron a extenderse por todo el mundo".

Es raro que los tejidos blandos como las frutas se conserven como fósiles, por lo que la comprensión de los científicos sobre las frutas antiguas a menudo proviene de las semillas, que tienen más probabilidades de fosilizarse. Los fósiles de semillas de uva más antiguos conocidos se encontraron en la India y tienen 66 millones de años.

No es una coincidencia que las uvas aparecieran en el registro fósil hace 66 millones de años, aproximadamente cuando un enorme asteroide impactó la Tierra, lo que desencadenó una extinción masiva que alteró el curso de la vida en el planeta. "Siempre pensamos en los animales, los dinosaurios, porque fueron los más afectados, pero el evento de extinción también tuvo un gran impacto en las plantas", dice Herrera. "El bosque se restableció, de una manera que cambió la composición de las plantas".

Herrera y sus colegas plantean la hipótesis de que la desaparición de los dinosaurios podría haber ayudado a alterar los bosques. "Se sabe que los animales grandes, como los dinosaurios, alteran sus ecosistemas circundantes. "Pensamos que si había grandes dinosaurios vagando por el bosque, probablemente estaban derribando árboles, manteniendo efectivamente los bosques más abiertos de lo que son hoy", dice Mónica Carvalho, coautora del artículo y curadora adjunta del Museo de Paleontología de la Universidad de Michigan. Pero sin grandes dinosaurios para podarlos, algunos bosques tropicales, incluidos los de América del Sur, se volvieron más poblados, con capas de árboles formando un sotobosque y un dosel.

Estos bosques nuevos y densos brindaron una oportunidad. "En el registro fósil, comenzamos a ver más plantas que usan enredaderas para trepar a los árboles, como las uvas, en esta época", dice Herrera. La diversificación de aves y mamíferos en los años posteriores a la extinción masiva también puede haber ayudado a las uvas al esparcir sus semillas.

En 2013, el asesor de doctorado de Herrera y autor principal del nuevo artículo, Steven Manchester, publicó un artículo que describe el fósil de semilla de uva más antiguo conocido, de la India. Aunque nunca se habían encontrado uvas fósiles en América del Sur, Herrera sospechaba que también podrían estar allí.

"Las uvas tienen un extenso registro fósil que comienza hace unos 50 millones de años, así que quería descubrir una en América del Sur, pero era como buscar una aguja en un pajar", dice Herrera. "He estado buscando la uva más antigua del hemisferio occidental desde que era estudiante universitario".

Pero en 2022, Herrera y su coautora Mónica Carvalho estaban realizando un trabajo de campo en los Andes colombianos cuando identificaron un fósil de uva en una roca de 60 millones de años, lo que lo convierte no solo en el primer fósil de uva sudamericano, sino también en uno de los fósiles de uva más antiguos del mundo.

La semilla fósil es diminuta, pero Herrera y Carvalho pudieron identificarla basándose en su forma particular, tamaño y otras características morfológicas. De regreso al laboratorio, realizaron tomografías computarizadas que mostraban su estructura interna, lo que confirmó su identidad.

El equipo bautizó el fósil Lithouva susmanii, "uva de hueso de Susman", en honor a Arthur T. Susman, un partidario de la paleobotánica sudamericana en el Museo Field. "Esta nueva especie también es importante porque respalda el origen sudamericano del grupo en el que evolucionó la vid común Vitis", dice el coautor Gregory Stull del Museo Nacional de Historia Natural.

El equipo realizó más trabajo de campo en América del Sur y Central, y en el artículo de Nature Plants, Herrera y sus coautores finalmente describieron nueve nuevas especies de uvas fósiles de Colombia, Panamá y Perú, que abarcan desde 60 hasta 19 millones de años. Estas semillas fosilizadas no solo cuentan la historia de la propagación de las uvas por el hemisferio occidental, sino también de las muchas extinciones y dispersiones que ha experimentado la familia de las uvas. Los fósiles son sólo parientes lejanos de las uvas nativas del hemisferio occidental y unos pocos, como las dos especies de Leea, sólo se encuentran en el hemisferio oriental en la actualidad.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN