Quantcast
El tiempo en: Córdoba
Lunes 08/08/2022
 

Córdoba

Logran un hormigón que secuestra un 181% más de C02 que el convencional

Para ello se emplean áridos reciclados procedentes de residuos de construcción y demolición (RCD) y agua carbonatada

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Sistemas de construcción en suelos de hormigón.

Un trabajo de investigación de la Universidad de Córdoba ha logrado elaborar un hormigón que secuestra un 181 por ciento más de dióxido de carbono (CO2) que el hormigón convencional, mejorando así sus propiedades mecánicas.

Para ello se emplean áridos reciclados procedentes de residuos de construcción y demolición (RCD) y agua carbonatada, según ha informado este martes la institución académica.

Esta nueva tecnología podría utilizarse en la fabricación de elementos de hormigón no estructurales, como adoquines, bordillos, bovedillas y otros tipos de mobiliario urbano sin armadura de acero, precisa en un comunicado.

La investigación, desarrollada en la Escuela Politécnica Superior de Belmez de la Universidad de Córdoba por los grupos de 'Ingeniería de la Construcción' (TEP-227) y 'Materiales y Aplicaciones' (FQM-391), ha logrado dosificar un hormigón con dos ingredientes fundamentales: áridos reciclados procedentes de residuos de construcción y demolición y agua con gas.

El investigador José María Fernández, uno de los autores del estudio, subrayó que se trata "de una estrategia pionera que consigue mitigar el cambio climático y que además está basada en el paradigma de la economía circular, en la que los residuos y gases de efecto invernadero se vuelven a integrar en el proceso de fabricación".

Lo que se produce es una reacción en cadena mediante la que el CO2 se convierte en piedra, ya que el agua gasificada contiene el dióxido de carbono, que, a su vez, reacciona con uno de los componentes del cemento (portlandita) para formar carbonato cálcico.

David Suescum Morales, autor principal de la investigación, explicó que el carbono en forma de CO2 desaparece de la atmósfera para adherirse al propio hormigón rellenando sus poros, "lo que mejora la resistencia y propiedades mecánicas del material".

TE RECOMENDAMOS