El tiempo en: Córdoba
26/05/2024
 
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Málaga

El Cementerio Inglés de Málaga está recuperando el esplender que tenía hace siglos

Con un presupuesto inicial de 12.000 euros han empezado la primera fase que contempla la restauración de doce tumbas del ‘Paseo de los Cónsules’.

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • Esta aprobado el inicio de una segunda fase por valor de 15.000 euros.
  • Continuarán con actividades como ‘Las Noches del Inglés’, para recaudar más fondos y restaurar las 2.000 tumbas.
  • Se ha empezado por tumbas de personas ilustres como el cónsul británico William Mark y el doctor Joseph William Noble.

Las 2.000 tumbas del Cementerio Inglés de Málaga han sufrido el paso del tiempo. Algunas tienen casi 200 años y ha sido inevitable que la suciedad, el óxido, la vegetación y, sobre todo, la falta de fondos acabaran con su lustre. En el 2021 el patronato de la Fundación anunció el cierre del camposanto. Las visitas cayeron en picado durante el Covid-19 y sin ellas no había dinero. Resurgiendo de sus cenizas, dejaron en el pasado los 8.000 visitantes de media y quintuplicaron su público. Los 45.000 visitantes de 2023 les dieron la solvencia económica que necesitaban para iniciar un plan de rehabilitación.

Se ha limpiado la suciedad, las humedades y los hongos de las placas de mármol, además se han asegurado, estabilizado y nivelado las bases y se retirado el óxido de las verjas.

Con un presupuesto inicial de 12.000 euros han empezado la primera fase que contempla la restauración de doce tumbas del ‘Paseo de los Cónsules’. Isabel Muñoz, vocal de conservación y restauración de la Fundación Cementerio Inglés Málaga, ha explicado que se “ha limpiado la suciedad, las humedades y los hongos” de las placas de mármol, además “se han asegurado, estabilizado y nivelado las bases” y se retirado el óxido de las verjas. El plan estratégico de los patronos es la “recuperación monumental” y “velar por la rehabilitación y conservación de todo el monumento, todos los espacios públicos, jardines tumbas y edificaciones” del recinto.

Los trabajos se irán ejecutando poco a poco. De momento, se ha actuado en un “quince por ciento” de los enterramientos, calcula Muñoz, porque “no ha habido más dinero”: “A partir de ahí, continuaremos con otra fase de rehabilitación”. Está aprobado el inicio de una segunda fase por valor de 15.000 euros.

Para ello, la necrópolis programará la segunda edición de ‘Las Noches del Inglés’ este verano, una programación cultural de veladas nocturnas con conciertos, cine, teatro y una terraza en la que tomarse una copa a poca distancia de tumbas con nombres ilustres, además de una iluminación especial. “Esperamos que tengamos el mismo éxito este año, para poder seguir con estas restauraciones”, ha deseado Bruce McIntyre, presidente Fundación Cementerio Inglés Málaga.

Dentro de las doce primeras, hay dos tumbas que son de “interés histórico” como es la del cónsul británico William Mark, fundador del cementerio. Su tumba está ubicada en un lugar preferente dentro del recinto y destaca por su majestuosidad y valor artístico e histórico, lo que lo convierten “en un claro símbolo iconográfico del siglo XIX”.

 En el mismo suelo está enterrado Joseph William Noble. La Fundación ha puesto, confiesan, “mucho esfuerzo e ilusión” en la restauración de su tumba. Noble fue un médico y político inglés, llegando a ser alcalde de Leicester. Falleció por un contagio de cólera en Málaga en 1861, cuando se encontraba de viaje para mejorar su salud. Tras su muerte, sus hijas Ellen Ann y Margaret construyeron el Hospital Noble en Málaga, para atender a los vecinos y también a los marineros de diferentes nacionalidades que llegaran al Puerto de la ciudad, según la voluntad de su padre y siendo su labor filantrópica inspiradora de uno de los lemas del escudo de la ciudad de Málaga. Aunque el centro sanitario ya no funciona como hospital, su legado sigue formando parte de la historia de la capital.

Gemma del Corral Parra Delegada territorial de Turismo y Cultura, ha revisado este martes en persona los avances de los trabajos y ha recordado que se trata del “cementerio no católico más antiguo de la península ibérica” y está distinguido como Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía desde 2012.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN