El tiempo en: Córdoba
23/06/2024
 

Málaga

Un incendio como el de Valencia podría ser aún más devastador en Málaga capital

Actualmente solo funcionan dos escalas de 30 metros que llegan hasta una octava planta, el resto de vehículos están averiados, incluido el brazo de 42 metros.

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • La “falta de inversión” por el desvío de fondos y “falta de mantenimiento” provoca la avería continúa de los vehículos.
  • Actualmente en la capital hay 22 edificios de gran altura, a los que ni siquiera el brazo de 42 metros llegaría.
  • El reglamento de bomberos, una de sus principales demandas, está paralizada.

‘Es para mear y no echar gota’ la situación de los parques de bomberos de Málaga capital. En el término municipal hay seis instalaciones construidas: el parque de Teatinos, El Limonar, Central (en Martiricos), Pirámides, Churriana y Campanillas, este último dentro del Málaga TechPark cerrado desde 2008 por falta de plantilla. Entre todas las estaciones solo suman dos autoescalas en funcionamiento de 30 metros, las otras tres están “fuera de servicio’, porque en Churriana y Campanillas no hay vehículos de altura, incluido el brazo de rescate de 42 metros. “Así es la situación actual”, lamenta Pedro Pacheco, portavoz del Sindicato Andaluz de Bomberos. Hace más de diez años que “se desviaron los fondos Unespa y se incluyeron en la ‘caja única’” y, desde entonces, los bomberos “estamos sin inversión”, lo que ha provocado “falta de mantenimiento” del material y “vehículos con más de 20 años y sin las revisiones adecuadas”.

Sale a los medios de comunicación para decir que se va a invertir, incluso se presupuesta, pero luego no se ejecuta, la gente se olvida y seguimos igual.

Los 30 metros de las dos autoescalas operativas limitan el rescate a edificios de ocho plantas, para inmuebles más altos, de hasta once o doce plantas, deberían usar la de 42 metros, pero “no podemos hacer uso de ella por estar averiada”. Además, matiza Pacheco, “es un brazo articulado, que tiene movimientos que dan mayor juego”. Es cuestión de vida o muerte el arreglo de estos vehículos, es más, lo “lógico” sería adaptar los medios al nuevo modelo de ciudad. Actualmente en la capital hay 22 edificios de gran altura, a los que ni siquiera el brazo de 42 metros llegaría, y hay otra veintena de rascacielos proyectados, como los de Martiricos o La Princesa, ya finalizados.

Pacheco alerta de que existen “muchos” bloques de más de ocho y nueve plantas en barriadas como Ciudad Jardín, “que no cuentan con los sistemas modernos de las nuevas torres, que cumplen con una normativa antiincendios más restrictiva”. En esta zona de la ciudad, recuerda, se produjo un grave incendio en el que falleció una persona. En este servicio tuvieron que trabajar con una autoescala de 30 metros, “en una situación en la que estaba forzada, porque ya se había superado el rango de actuación y se tuvieron que quitar los elementos de seguridad. Teniendo una escala de 42 metros, que no se pudo usar al estar averiada”.

El incendio en Valencia hizo saltar las alarmas en Málaga, la oposición hizo presión y el alcalde, Francisco de la Torre, garantizó los arreglos, pero “no ha pasado nada”: “Sale a los medios de comunicación para decir que se va a invertir, incluso se presupuesta, pero luego no se ejecuta, la gente se olvida y seguimos igual”. Un equipo de 7TV Málaga ha comprobado el estado de las autoescalas. En el parque de Teatinos, durante una práctica, el vehículo se ha quedado “bloqueado”. El portavoz del sindicato ha confirmado que “llevaba dando problemas desde hace bastante tiempo, a pesar de ser relativamente nueva”. Esta y las demás escalas tienen “fallos continuos” por la “falta de revisión y mantenimiento”. “Desesperación” e “incomprensión” ante este “recorte en seguridad”: “Estamos pidiendo recursos para hacer bien nuestro trabajo y, no disponer de ello, pone en peligro al ciudadano y a nosotros”.

En huelga desde hace siete años

En marzo de 2024, los bomberos cumplieron siete años en huelga. Su lucha, que ha llegado hasta los tribunales, ha dado sus frutos. “Ha habido alguna mejora”, aunque “ha costado mucho”, dice Pacheco: “Se han sustituido de los equipos de protección, la renovación de la ropa con la que entramos a los incendios y los cascos, avances en la descontaminación de los equipos y la reclasificación, aunque no se ha hecho a todo el colectivo”.

Pero no pueden cantar victoria, el reglamento de bomberos, una de sus principales demandas, está paralizada. “Después de muchos años realizando reuniones para llevarlo a cabo, nos hemos encontrado que lo han modificado de forma unilateral por la puerta de atrás”, ha denunciado Pacheco: “Se había aprobado por todos los sindicatos y publicado; pero ahora alguien, no sabemos quién, ha hecho unas alegaciones, que han aceptado, sin reunir a la mesa de negociación y encima siendo contrataría a la ley”. Lamenta que han vuelto “al punto de partida”.  El reglamento incorpora la definición de las escalas, categorías profesionales y grupos de clasificación conforme a la modificación de la Ley de Gestión de Emergencias de Andalucía aprobada por el Parlamento autonómico y vigente desde el 15 de marzo de 2023.

Otro de los puntos es la reclasificación, que “se ha hecho de forma parcial”, y  la regularización de las jornadas, porque “seguimos con una jornada superior al resto de los funcionarios del Ayuntamiento de Málaga y que, además, no se nos está abonando”.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN