Quantcast
El tiempo en: Córdoba
Lunes 23/05/2022
 

Sin Diazepam

La única salida es dejar a un lado nuestras mierdas para soñar juntos el mañana

No es cuestión de Següesal sí, Següesal no. Es cuestión de, entre todos, elegir qué queremos para Barbate

Publicado: 03/12/2021 ·
12:06
· Actualizado: 03/12/2021 · 12:06
  • Mapa 3D del proyecto Següesal de Barbate.
Autor

Younes Nachett

Younes Nachett es pobre de nacimiento y casi seguro también pobre a la hora de morir. Sin nacionalidad fija y sin firma oficial

Sin Diazepam

Adicto hasta al azafrán, palabrería sin anestesia, supero el 'mono' sin un mísero diazepam, aunque sueño con ansiolíticos

VISITAR BLOG
  • Las heces de esos animalitos sin culpa (sus dueños sí la tienen) las pisan los ateos, los cristianos, los musulmanes e incluso los agnósticos

En estos días se enfrentan dos modelos de desarrollo para el municipio. El planteado desde Bogaris, con un proyecto alejado del casco urbano, con hoteles, campos de golf, viviendas y apartamentos; y el que se plantean desde grupos como SOS Barbate, de marcado carácter ecologistas, que apuestan por un desarrollo dentro del pueblo. Uno se va al entorno natural y el otro quiere acercar ese entorno al casco urbano. Ambos son, en principio, lícitos. El problema es que, a las puertas de 2022, un pueblo como Barbate aún no sepa qué quiere ser de mayor. El problema es que jamás se ha debatido cómo quiere verse el pueblo dentro de veinte o treinta años, lo que deja el futuro en manos de acciones puntuales, en manos de la improvisación, en manos de quien quiera venir a plantear cualquier inversión, ya sea turística, ya sea montar un parque eólico frente a Trafalgar, ya sea una puñetera central nuclear… si le meten la coletilla ‘dará trabajo’... con eso, está claro, nos conformamos. Ahí ya nos dividen. Y ya saben, divide y vencerás.

Hay cuestiones que están por encima de la opinión y de la posición política o religiosa o social. Un ejemplo algo asqueroso pero siempre efectivo... que levante la mano los que quieren que las mierdas de perro inunden nuestras calles

No soy de aquí, pero soy de aquí. Hace años, cuando el Partido Barbateño Unido, PBU... ¿os acordáis?... se presentó a las elecciones municipales, con ex del GIL detrás, diciendo que traían una inversión de miles de millones de euros, con hoteles e incluso un hospital en el Retín, traté de desenmascarar semejante trola… De tal manera que algún que otro vecino me dijo que yo no quería al pueblo porque, claro, yo no era de Barbate. Luego, cuando entró a gobernar junto al PP y al Partido Andalucista, claro, se vio que la mayor inversión la hizo en el cierre de campaña repartiendo jamón y en contratar a un conocido vidente para que le hiciera ganar las elecciones y que su caseta de feria funcionase. Ni ganó, ni funcionó la caseta, pero es que tampoco pagaron al vidente. En fin, a lo que voy. Hoy sigo sin ser de Barbate pero sí tengo dos hijos barbateños, con lo que ya tocarme los cojones no funciona porque a ver quién es el guapo que me acuse de no querer el mejor Barbate posible para que en él crezcan mis vástagos, a los que quiero más de lo que jamás me quise.

A lo que voy. No es cuestión de Següesal sí, Següesal no. Es cuestión de, entre todos, elegir qué queremos para Barbate. Y cuando digo entre todos, me refiero a juntarnos, unirnos, los de derechas, los de izquierda, los de centro, los verdes, los blancos, los negros, los vecinos de arriba, los de abajo, los del en medio y los de las pedanías. Sentirnos pueblo, sentirnos todos cómplices del mañana para construirlo, para proyectarlo, aportando ideas, propuestas, debatiendo cada sueño, respetando la voz del otro porque ¿alguien quiere que Barbate se vaya a la mierda? ¿Alguien no quiere lo mejor para él, ella, para nuestras familias y amistades?

No se trata de una utopía. Es algo que ya se ha hecho en muchas otras localidades. Porque en el futuro no valen las ideologías, vale el bienestar económico y social.

Hay cuestiones que están por encima de la opinión y de la posición política o religiosa o social. Un ejemplo algo asqueroso pero siempre efectivo... que levante la mano los que quieren que las mierdas de perro inunden nuestras calles. Las heces de esos animalitos sin culpa (sus dueños sí la tienen) las pisan los ateos, los cristianos, los musulmanes e incluso los agnósticos, esos que no saben, no contestan. Esos mojones acaban en las suelas del vecino que votó a Aznar, al que vota a Pedro Sánchez e incluso al adepto a la barba de Abascal o a la coleta de Pablo Iglesias.  Esas defecaciones, en cualquiera de sus estados, húmedas o secas, se adhieren y generan una mueca de asco en el rostro de la hermana rica, la prima pobre e incluso provoca la caída de caída de cualquier abuela, ya tenga herencia, ya le eche yerbabuena al puchero.

Por lo tanto, a no ser que alguien se crea que pisar una mierda trae suerte (si fuese así nos tocaría la lotería, la primitiva y la ONCE un día sí y al otro también, porque hay mierda para dar y regalar en nuestras calles), a nadie le hace gracia pisarla. Así que ya tenemos algo en común para sentirnos pueblo... ya tenemos una tarea por hacer.... Ya tenemos una base a partir de la cual construir nuestro futuro. Sentémonos y hablemos y discutamos y debatamos para dejar a un lado nuestras mierdas para soñar juntos un mañana de aceras limpias sobre las que edificar el modelo de pueblo que, entre todos y todas, acordemos. Y eso, os lo juro, no cuesta dinero, así que nuestros gobernantes se dejen de excusas y cojan el puto toro por los cuernos.

TE RECOMENDAMOS